Home > Memorias > Cap. 7: El Centro Deportivo Arjona. El impacto del patinaje en el barrio

Cap. 7: El Centro Deportivo Arjona. El impacto del patinaje en el barrio

La casa de los patinadores

Las pistas de Arjona, barrio con tradición patinadora, son actualmente el centro neurálgico de las escuelas más populares, puntos de encuentro, rutas y sesiones de entrenamiento. Un proyecto que fue posible gracias al esfuerzo de los vecinos.

image044La zona de Plaza de Armas es punto tradicional de encuentros y entrenamientos de patinadores. El actual Centro Deportivo Arjona, ubicado en la calle Radio Sevilla, fue posible gracias a la Asociación de Vecinos Estación de Córdoba. Los vecinos encontraron en los patinadores y en la Asociación Deportiva La Muralla a sus principales aliados para levantar estas instalaciones que datan del año 2000.

Contar con unas pistas polideportivas interesaba tanto al club como a la asociación, por un lado, los vecinos no disponían de ningún sitio donde poder realizar actividades; por su parte, los patinadores practicaban en una maltrecha plaza situada detrás del centro comercial Plaza de Armas, así que necesitaban una explanada adecuada para esparcirse.

Según la presidenta de la asociación, Lola Dávila, muchos patinadores eran vecinos del barrio, luego era razonable valorar que fuesen ellos mismos los gestores del centro: “Empezó como un juego de niños, que incluso nos fastidiaban porque andaban todo el día dando la lata con los patines”. Sin embargo, se fueron “ganando el cariño” de los vecinos al punto de ser hoy un orgullo para el barrio, dice Dávila.

Una pista multideportiva

Durante un tiempo, el casco antiguo de Sevilla sufrió la escasez de recintos deportivos. Por ello, el Instituto Municipal de Deportes consideró que la explanada donde antaño se ubicaba la plaza anexa a un bar de celebraciones (Calle Radio Sevilla) era el lugar idóneo para construir una pista de hormigón liso. El nuevo espacio, que convivió con el bar durante cuatro años, fue dotándose de recursos, pero seguían siendo insuficientes para un barrio que estaba aislado de los flujos de movimiento: “No disponíamos de agua potable, ni baños…nada; y así aguantamos unos años hasta la rehabilitación del edificio” (Enrique Masferrer, vicepresidente de la Junta Rectora hasta el año 2009).

El centro deportivo no solo fomentó el deporte, sino que favoreció el trasiego de personas. “La primera fase supuso un desahogo para los vecinos deseosos de salir de un distrito que estaba abandonado en cuanto a instalaciones deportivas”, apunta Miguel Ángel Vázquez. Entre los años 2001 y 2004, las instalaciones vieron su mayor evolución: el club agrega las escuelas de patinaje a la vez que renueva su planificación con actividades recreativas tipo concursos, exhibiciones, puntos de encuentro… El baloncesto, entonces deporte de moda, ingresa en Arjona y los patinadores vieron incrementar indirectamente su popularidad. En 2002 se implantó el alquiler de las pistas y se instaló una fuente de agua para que los usuarios deportistas no tuviesen que cruzar la carretera para hidratarse. Después se levantaría una valla alrededor del perímetro. Pero el logro más importante llegó en el año 2004 cuando se acondicionó el edificio que albergaba el restaurante para acomodar los vestuarios, los baños y las oficinas. Ahora sí que se podía hablar de un centro deportivo de verdad.

La restauración supuso un reclamo para otros colectivos que empezaron a interesarse por la vida de las instalaciones. Así con todo, entre patines, baloncesto y fútbol, las actividades deportivas copaban la planificación anual y la ocupación de las pistas no decrecía ni en entre semana. La zona cobró vida y así ha continuado hasta nuestros días: “El Centro Deportivo Arjona es el fruto del trabajo de los vecinos, los patinadores y otras personas que tiraron del carro en su momento.” (Lola Dávila)

La Junta Rectora

A finales del 2001, se instituyó la Junta Rectora, y el Centro Deportivo  Arjona comenzó a funcionar de manera organizada. Inicialmente, la Asociación de Vecinos Estación de Córdoba llevaba la gestión, mientras que el Club Deportivo ‘La Muralla’ y Club Patinadores de Sevilla eran sus principales usuarios. Lola Dávila se hizo con el control poco después de que se constituyese la Junta Rectora. Presidenta de la Asociación de Vecinos Estación de Córdoba, Lola no entró con la intención de promover el deporte, sino para organizar talleres, concursos, animaciones… actividades extradeportivas que impulsaron el ocio en la zona. La gestión deportiva estaba en manos del vicepresidente de la Junta Rectora, Enrique Masferrer, puesto que ocupó hasta el 2009, cuando Lola Dávila cesó en sus funciones.

En el 2011, la Asociación de Vecinos Estación de Córdoba se apartó definitivamente de la Junta Rectora, quedándose sola C.D La Muralla frente al proyecto. Fue entonces cuando, a instancias del IMD, Club Patinadores de Sevilla y Club de Piragüismo Triana convinieron unirse a la Junta Rectora. Ya dentro, los patinadores adquieren peso en la toma de decisiones relativas a la planificación y usabilidad del centro. El club siempre ha trabajado por que haya una buena relación entre las entidades, lo que ha propiciado el hermanamiento actual entre patinadores, futbolistas y piragüistas. “Intercambiamos servicios. La convivencia es fluida entre los socios de las tres entidades”. (Miguel Ángel Vázquez).

El Centro Deportivo Arjona ha favorecido la integración del deporte, lo que ha elevado la afluencia de personas en una zona que ha estado asolada por las drogas y la mendicidad. “Lo que antaño era un espacio baldío, ahora es un espacio destinado al disfrute del deporte. Hemos asistido a una gran evolución desde que se fundó la Asociación de Vecinos Estación de Córdoba en 1988”, expresa Lola Dávila.

Los patinadores han inculcado dos valores: deportividad y salud: “Han atraído a cuantiosos niños de distintas partes de Sevilla. Desde fuera parecen un grupo consolidado, formado por aficionados de todas las edades. La verdad es que me encanta ver lo bien que se lo pasan en sus rutas”, dice Lola Dávila.

El ‘skate – park’


image046Club Patinadores de Sevilla no puede ignorar el papel que ha jugado en el patinaje sevillano las pistas de acrobacias de Plaza de Armas. Localizada en los bajos del Puente del Cachorro, el skate-park es el centro neurálgico de los jóvenes acrobáticos del patín y el monopatín.

El aspecto actual del skate-park es el resultado de numerosas ampliaciones desde 1995. Hasta hace tres años, las instalaciones contaban sólo con una zona de street-skatepark o skate-plaza, en la que los patinadores podían esparcirse con comodidad. De hecho, el club impartió alguna vez clases aquí clases hasta la inauguración del Centro Deportivo Arjona.

El número de usuarios ha crecido considerablemente, incluso triplicándose en los últimos años, lo que ha provocado que las instalaciones fueran insuficiente para la evolución y potenciación del patinaje acrobático en Sevilla.

Por ello, en el año 2011, el Ayuntamiento de Sevilla propuso la ampliación del skate-park para acoger a los usuarios de la bicicleta acrobática, una variante más entre patines y monopatines. La reforma agregó la zona de las rampas en la que se disponen varias bañeras de hormigón en la que los aficionados pueden efectuar sus piruetas.

Hoy el skate-park suele acoger eventos publicitarios, campeonatos y cursos de formación. Multitud de patinadores se reúnen allí los fines de semana por la noche.

image045

El tráfico en Arjona – Río

La calle posterior al Centro Deportivo Arjona, que une la calle Radio Sevilla con la Estación de Autobuses, se ha revelado como una zona mal ordenada tras la incorporación de los piragüistas. Carente de elementos de seguridad y de señales limitadoras de velocidad, el trasiego de autobuses se ha convertido en un peligro para los peatones. Esta apreciación desvela un problema que hay que resolver sin dilación. El puente del Cachorro divide dos zonas: el Centro Deportivo Arjona y el skate-park. El flujo natural de tránsito discurre por el carril peatonal de la dársena del río en el que numerosos peatones patinan a diario, corren, andan, montan en bicicleta, o se dirigen a la zona de acrobacias. Todos ellos se ven forzados a buscarse la vida para cruzar una calzada desprovista de acerado. El accidente en el que perdió la vida un joven de trece años en agosto 2011 fue la crónica de una muerte anunciada. A raíz de aquel trágico suceso, las autoridades levantaron dos pasos de peatones: uno elevado y otro normal. Pero se juzga insuficiente, a la vista de la longitud de la calle y la inexistencia de medida alguna para reducir la velocidad. El Ayuntamiento colocó un par de bandas reductoras, pero han servido de poco, ya que los vehículos no aminoran hasta aproximarse al badén del skate-park. “El límite era 50, luego bajó a 30, pero hay vehículos que siguen circulando a 70 km/h”, subraya Miguel Ángel Vázquez.

El club aboga por una reorganización del tráfico que pasa por peatonalizar la calle desde el centro deportivo hasta los jardines del puente de Triana, o lo que es igual, toda la dársena del río hasta Juan Carlos I.

El Ayuntamiento puso sentido único el tramo que va desde la rotonda de Radio Sevilla hasta la entrada de la Estación de Autobuses. Sin embargo, es necesario también un carril bici anexo a la calzada, como ya existe en la Avenida de la Palmera, delimitado por pivotes que obligan a moderar la velocidad. El antiguo carril quedaría reservado para corredores y peatones.

El atropello mortal generó crispación en el barrio. La familia del joven, numerosas instituciones y autoridades tomaron cartas en el asunto para que este lamentable suceso no volviese a ocurrir. Se palpa la inseguridad según Miguel Ángel Vázquez. “Por culpa de las altas velocidades, los insultos y las tensiones se han hecho habituales entre los conductores de autobuses y peatones”.

La vida del Centro Deportivo Arjona

A día de hoy, el Centro Deportivo Arjona ocupa una posición primordial en la oferta formativa. El club mueve del orden de mil patinadores al cabo de un año, entre socios y usuarios. Las pistas de Arjona se sitúan en el epicentro de puntos de encuentro, exhibiciones, rutas, cursos de patinaje, etc. También atrae a los flujos de patinadores que circulan entre el Centro y Triana.

image047Se citan algunas de sus actividades:

Punto de encuentro: Todos los viernes, de 21 a 23 horas, los patinadores se congregan en las instalaciones, donde se brinda un encuentro idóneo para practicar o bien sumarse a una de las rutas que se organizan de forma espontánea. Suelen salir dos grupos: uno de iniciación y otro avanzado.

image048– Juego de habilidades: Un viernes al mes, aprovechando el punto de encuentro, se ofrece una sesión de habilidades: slalom, derrapes, saltos, hockey… dirigida a los amantes de las filigranas.

– Ruta de adolescentes: Una sábado al mes, después de la escuela familiar, los adolescentes se juntan para patinar, charlar, almorzar o ir al cine.

– Cursos de Hockey: Iniciación y perfeccionamiento al hockey sobre patines. Totalmente gratis.

Las escuelas de patinaje que actualmente se ofrecen en el Centro Deportivo Arjona son las siguientes:

Lunes de 18:00 a 20:00: Dirigido a adultos. Iniciación. Única propuesta de tarde

Martes de 21:00 a 23:00: Dirigido a adultos. Iniciación y avanzado. Es uno de los cursos más concurridos. Pensado para los aficionados más ambiciosos.

Miércoles de 11:30 a 13:30: Nivel iniciación. Dirigido a adultos. Único curso matinal entre semana. Ideal para iniciarse en un ambiente tranquilo.

Sábado de 12:00 a 14:00. Nivel iniciación y avanzado. Dirigido a toda la familia. Es el curso más popular. Las clases de los pequeños se amenizan con juegos y actividades recreativas, mientras que los adultos reciben una dinámica más técnica hasta alcanzar niveles avanzados. Diversión garantizada.

image049

Prevalece un sentimiento muy arraigado entre los patinadores y los vecinos del distrito centro. Hablamos de una generación que ya son adultos en el presente. Y pese a que muchos se han apartado del movimiento, siempre conservarán en su interior ese vínculo emocional con los patinadores. Los mismos jóvenes que se apuntaban a las primeras escuelas de mediados de los noventa, ahora acompañan a sus hijos a los cursos familiares de Arjona.

Descarga las Memorias completas

Leave a Reply